Primeras manchas y… ¿pinturas acabadas?

Vuelvo, esta vez con pinturas. Que ya era hora de que cambiase un poco la técnica. Y ni más ni menos que con cuatro cuadros. Bueno, tres y medio en realidad. Porque uno de ellos está sin acabar. De hecho, está en las primeras manchas.

El de las copas de vino, ya lo mostré hace tiempo en Instagram, pero le he hecho varias modificaciones (sobretodo en la copa de la izquierda). A día de hoy, no sé si seguir trabajando un poco los brillos de esa copa, porque no me terminan de convencer.

El caminito de piedras también lo enseñé en Instagram, pero con truco. En aquella ocasión modifiqué un poco los colores y brillos. Esta vez he hecho una foto con la poca luz que tengo en mi cuarto y la he subido tal cual.

Y el camaleón… no sé si darlo por terminado o seguir metiéndole detalles. Quizá trabaje un poco más la cabeza del camaleón y las hojas. Esa morada del fondo no me convence en absoluto. Aunque en la foto que uso de referencia está sumamente iluminada, en mi pintura me parece un pegote claro que destaca demasiado. El que debe destacar es el camaleón, que para eso es el protagonista del cuadro.

Y la mancha de la que hablo al principio es esta:

Sin título. (Acrílico sobre papel, 14x22cm)

Como siempre, las primeras manchas son las más feas de todas. Además, con unos colores un tanto sinsentido. Ya que se supone que va a ser un cerdo asomándose por la puerta de su pocilga. La lógica de algunos dirá que un cerdo morado en la vida. Pero mi lógica de colores (totalmente absurda y casi nada entrenada en la teoría del color), me dice que las sombras del cerdo se ven moradas y las luces grises. Así que empiezo con morados y luego ya veré cómo convierto ese alienígena lila en un cerdo normal y corriente. Y como podéis observar, tanto el suelo, como el dintel y marco de la puerta de la pocilga están sin pintar. Es una madera que se ve casi negra y todavía no he decidido muy bien cómo afrontar la madera “negra”. Tengo que reconocer que los tonos pardos muy oscuros se me dan fatal porque casi nunca consigo el color que quiero a la hora de mezclarlos.

En un lienzo sin bastidor tengo el boceto del que será mi próxima muerte y destrucción pintura. Pero supongo que ese lo enseñaré cuando tenga algo de color. Y cuando lo enseñe comprobaréis por qué me he vuelto loca y me voy a morir haciéndolo. Hasta entonces, os voy a dejar con la intriga.

Anuncios

Lo que hace el aburrimiento.

Y la falta de inspiración. Todo sea dicho, pero… ¿quién era aquel que decía «que la inspiración te pille trabajando»? ¿Picasso? Creo que sí, que fue él. Dijese quien lo dijese, he seguido su ejemplo. Y como he estado falta de ideas buenas, he seguido pintando y dibujando, mientras me ponía al día en los canales de los dibujantes y pintores que sigo por youtube. La cosa es no parar de dibujar y seguir practicando. Sólo he hecho garabatos feos, pero ahí están. Más tarde se convertirán en los abuelos de los garabatos bonitos.

Anoche por fin, parece que por fin mi inspiración volvió. Y esta mañana, gracias a la ducha, ha vuelto del todo. (El por qué se me ocurran las mejores ideas debajo del agua es todo un misterio). Se me han ocurrido nuevas ideas para las entradas, nuevos experimentos de pintura y un par de ideas para una especie de cómic que estoy haciendo. Y llevo todo el día adelantando algo de material para que pueda hacer la entrada diaria y no me apure tanto el tiempo de dibujar, escanear (si es necesario) y escribir unas líneas.

Me estoy dando cuenta que me han vuelto las ideas de dibujo, pero la inspiración para escribir sigue de paseo. Perdonadme.

Ahora sólo intentaré que los próximos días sean así:

Pinta como una loca

Pinta como una loca. (Animación)

Y no como este fin de semana, que me lo he pasado tal que así:

faranchef game

Haciendo tortitas como una loca. (Animación)

Como podéis ver, me ha dado por dibujarme en versión GIF. A lo mejor saco algo curioso de este experimento… Quién sabe.

Una nueva etapa.

Año nuevo, vida nueva. Nuevos propósitos, nuevas metas. Y blog nuevo también.

Así que, bienvenidos a este nuevo blog. Un blog donde pienso colgar todas mis creaciones artísticas. O la inmensa mayoría, aunque sea una birria, un boceto o no esté a la altura de las circunstancias. Como mínimo, que sea visible y que no den ganas de arrancarse los ojos con un simple vistazo. Pero todo lo demás, sí. Porque el objetivo que me he propuesto para este blog es dibujar, pintar y modelar. Mostrarme como artista, o intento de ello, que es mi objetivo, mi meta. Así que me comprometo a subir una entrada diaria con algún dibujo, pintura o cosa que haya hecho. Como mínimo me he impuesto 5 entradas a la semana, por si alguna vez ocurre algún imprevisto. En esos casos, publicaré aunque sea un dibujo que no sea nuevo. Pero intentaré que eso no ocurra. Y de ser así, que sea justificado, no a causa de mi habitual pereza. Porque uno de mis objetivos de este año es asesinar (sí, habéis leído bien) a mis pereza y miedo habituales. Mi pereza a actuar y a ese miedo a mostrar lo poco que hago. Se acabaron el «Luego lo hago» y el «Qué dirán». El momento de hacerlo es AHORA y que digan y piensen lo que quieran. ¡Críticas, venid a mí! En vez de encerrarme en mi cueva y comerme mi dolor, frustración y rabia, voy a plasmarlo en un maldito lienzo (o papel, o lo que encuentre a mano). Porque pienso canalizar todos esos sentimientos en arte. Si me decís que dibujo mal las manos, dibujaré manos hasta que se me caigan las mías propias. Este es el espíritu que tengo y quiero conservar. Y este blog, aparte de una ventana al mundo, quiero que sea un auto-recordatorio de ese espíritu.

Soy consciente que el camino de artista es arduo, pero no imposible. Si no lo intento, sí que va a ser imposible. Por tanto, a partir de ahora, lo voy a intentar con todas mis ganas. Porque es lo que me gusta y lo que quiero. Sé que me queda muchísimo por aprender. Pero como buena autodidacta que soy, voy a aprender de mis errores. Errores que espero que vayan cada vez a menos.

Para ir terminando, como antes he mencionado, un dibujo diario.

A new journey. (Ilustración digital)

A new journey. (Ilustración digital)

Casi todos los dibujos que hago los hago por algún motivo. No suelo dibujar cosas porque sí. Algunas veces, pero prácticamente todo tiene su intríngulis. Cosas tan insignificantes como algunos detalles están ahí por algo. Esta ilustración no es una excepción. Soy yo (o una de las formas en las que me dibujo), con mi apariencia habitual en invierno, con mis gafas de sol y mi mochila, caminando por mi “universo interior”, como a mí me gusta llamarlo. Universo interior con detallitos de cosas que me gustan o inspiran. O simplemente porque no concibo ciertas cosas sin otras tantas. He dibujado una escena espacial personal y no he podido evitar meter los destellos del Mario Galaxy, una especie de senda arco iris del Mario Kart, un planeta del Mass Effect (Thessia o un intento de), porque soy así de friki y un planetita iridiscente porque me encanta la idea (Vale, esto es un ejemplo de cosas que hago porque sí).

Y esto último creo que va a ser la tónica de todas mis entradas. Un dibujo y una historia que acompañe, o el porqué he hecho tal dibujo/cuadro/figura.

Ya no os doy más la vara. Gracias por leerme y hasta mañana.