Primeras manchas y… ¿pinturas acabadas?

Vuelvo, esta vez con pinturas. Que ya era hora de que cambiase un poco la técnica. Y ni más ni menos que con cuatro cuadros. Bueno, tres y medio en realidad. Porque uno de ellos está sin acabar. De hecho, está en las primeras manchas.

El de las copas de vino, ya lo mostré hace tiempo en Instagram, pero le he hecho varias modificaciones (sobretodo en la copa de la izquierda). A día de hoy, no sé si seguir trabajando un poco los brillos de esa copa, porque no me terminan de convencer.

El caminito de piedras también lo enseñé en Instagram, pero con truco. En aquella ocasión modifiqué un poco los colores y brillos. Esta vez he hecho una foto con la poca luz que tengo en mi cuarto y la he subido tal cual.

Y el camaleón… no sé si darlo por terminado o seguir metiéndole detalles. Quizá trabaje un poco más la cabeza del camaleón y las hojas. Esa morada del fondo no me convence en absoluto. Aunque en la foto que uso de referencia está sumamente iluminada, en mi pintura me parece un pegote claro que destaca demasiado. El que debe destacar es el camaleón, que para eso es el protagonista del cuadro.

Y la mancha de la que hablo al principio es esta:

Sin título. (Acrílico sobre papel, 14x22cm)

Como siempre, las primeras manchas son las más feas de todas. Además, con unos colores un tanto sinsentido. Ya que se supone que va a ser un cerdo asomándose por la puerta de su pocilga. La lógica de algunos dirá que un cerdo morado en la vida. Pero mi lógica de colores (totalmente absurda y casi nada entrenada en la teoría del color), me dice que las sombras del cerdo se ven moradas y las luces grises. Así que empiezo con morados y luego ya veré cómo convierto ese alienígena lila en un cerdo normal y corriente. Y como podéis observar, tanto el suelo, como el dintel y marco de la puerta de la pocilga están sin pintar. Es una madera que se ve casi negra y todavía no he decidido muy bien cómo afrontar la madera “negra”. Tengo que reconocer que los tonos pardos muy oscuros se me dan fatal porque casi nunca consigo el color que quiero a la hora de mezclarlos.

En un lienzo sin bastidor tengo el boceto del que será mi próxima muerte y destrucción pintura. Pero supongo que ese lo enseñaré cuando tenga algo de color. Y cuando lo enseñe comprobaréis por qué me he vuelto loca y me voy a morir haciéndolo. Hasta entonces, os voy a dejar con la intriga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s